Saltar al contenido

Detenida una mujer que se hizo un “selfie” con el teléfono que acababa de sustraer

23 marzo, 2018

Un Policía Nacional que se encontraba fuera de servicio detuvo en Elche a una mujer de nacionalidad española de 38 años de edad, por un delito contra la propiedad.

Los hechos tuvieron lugar en una conocida cafetería del barrio de Altabix. El agente se encontraba franco de servicio y escuchó como una mujer, nerviosa y en tono desesperado, preguntaba al gerente del establecimiento si alguien le había entregado un teléfono móvil de alta gama valorado en más de 800 euros.

Tras identificarse como Policía Nacional y preguntar por lo sucedido, la víctima manifestó haber entrado al servicio y haberse dejado el teléfono en su interior, percatándose de la falta del mismo minutos después, tras ver salir de dicho aseo a otra clienta del local.

Dado que todo hacía indicar que la clienta que había entrado al aseo era la única que podía haberse apropiado del terminal, el agente le preguntó si lo había cogido, a lo que ésta contestó que en absoluto, que en el aseo no había nada cuando ella entró.

Viendo que había cámaras de seguridad en el local que pudiesen haber grabado los hechos, el funcionario pidió ayuda de una patrulla policial que se personó en el lugar para realizar las pesquisas pertinentes.

Al llegar la patrulla uniformada y viendo que se iban a solicitar las grabaciones de seguridad, la clienta de la que se sospechaba que pudiese tener el teléfono, entró al baño y salió segundos más tarde, momento que aprovechó una integrante de la patrulla que se había personado para entrar en el aseo y localizar “milagrosamente” el terminal donde antes no estaba.

La detenida quedó delatada por las fotografías que se hizo mientras tuvo el teléfono en su poder

Pese a que ya quedaban pocas dudas de quien había sido la autora de los hechos, éstas quedaron disipadas cuando tras acceder la víctima a la galería de imágenes del teléfono, se percató de la existencia de varios archivos recientes en formato JPG, que tras ser revisados no eran otra cosa que fotografías tomadas por la detenida a ella misma mientras había tenido el teléfono en su poder.

Finalmente se procedió a su detención, acusada de un delito de apropiación indebida por el que fue puesta a disposición del Juzgado de Guardia de Elche.