Saltar al contenido

El equipo de gobierno aplaza la peatonalización de la Corredora para buscar un amplio consenso

29 abril, 2018

El alcalde de Elche, Carlos González, junto con los miembros del equipo de gobierno Mireia Mollà, Patricia Maciá, Esther Díez y Héctor Díez han mantenido una reunión esta tarde con representantes de las asociaciones de vecinos de la calle angel y las asociaciones de comerciantes del centro para informar del aplazamiento de la licitación del proyecto de peatonalización de la Corredora con el fin de buscar un amplio consenso entre vecinos y comerciantes.

“La peatonalización de la Corredora es un proyecto de ciudad para revitalizar el centro y muy necesario para Elche. Sabemos que no cuenta con el consenso necesario, hay visiones distintas y hay factores como el del Mercado Central que crean incertidumbre entre vecinos y comerciantes”, señala el alcalde, quien añade que dicho malestar es algo que no hace sentir cómodo al equipo de gobierno para llevar a cabo dicho proyecto.

Según ha manifestado Carlos González, uno de los motivos por los que se toma la decisión de aplazar la peatonalización de la Corredora es el interés que ha mostrado la UNESCO en el posible impacto de tráfico que generaría el parking del proyecto del nuevo Mercado Central en la declaración de Patrimonio de la Humanidad del Misteri d’Elx y en la protección de los refugios de la Guerra Civil que respalda la nueva Ley de Patrimonio.

“No somos un gobierno de trinchera y sabemos rectificar. Queremos un proyecto de todos y que sea más global, producto del diálogo, ya que va a transformar la ciudad y no queremos que sea una iniciativa hija de la controversia”, explica el alcalde, quien concluye que “no se renuncia al proyecto, solo se aplaza en el tiempo”.

“La peatonalización es positiva”

La edil de Relaciones Institucionales, Mireia Mollà, manifiesta que la peatonalización es positiva y que ahí no hay discusión entre los distintos entes que han participado en la reunión. “La decisión de aplazar el proyecto es del equipo de gobierno porque somos plurales, escuchamos y construimos más consenso que otras formaciones políticas. Un ejemplo de ello es que hemos sido capaces de aprobar dos presupuestos en minoría”, explica Mollà.

Mireia Mollà ha señalado que es con los vecinos y comerciantes con los que hay que concretar los puntos débiles del proyecto para dibujar una peatonalización consensuada. “El proyecto de Mercado Central es una herencia envenenada y hay cuestiones que no dependen de nosotros, que son competencia, por ejemplo, de la UNESCO o de la nueva Ley de Patrimonio. Queremos que esas cuestiones se agilicen y hay que trabajar en ello”, dice Mollà, quien añade que se siente orgullosa y contenta de buscar consenso para un proyecto de tal envergadura.