Saltar al contenido

El Hospital General de Elche y FISABIO lanzan un proyecto de investigación en cáncer con micromecenazgo

16 mayo, 2018

El Hospital General Universitario de Elche, a través de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (FISABIO), encargada de gestionar la investigación del centro sanitario, ofrece la posibilidad a los ciudadanos de contribuir con sus donativos a la financiación de un proyecto de investigación en cáncer. Desde hace tan solo unos días, los ciudadanos de cualquier parte del mundo pueden aportar su granito de arena al proyecto, que se centra en el desarrollo de nuevos tratamientos para tumores de mal pronóstico.

Para ello, sólo tienen que visitar la página web de la plataforma de financiación colectiva Precipita (https://www.precipita.es/ ), que se centra especialmente en la recaudación de donativos para sufragar proyectos científicos, y buscar el proyecto denominado “Desarrollo de nuevos tratamientos para tumores de mal pronóstico”

Financiación colectiva o crowfunding

El crowdfunding, también denominado micromecenazgo es una manera de ofrecer a la ciudadanía la posibilidad de contribuir económicamente a proyectos o ideas emprendedoras mediante donativos que se realizan online de forma altruista.

Una vez se ha lanzado la posibilidad, es necesario alcanzar un mínimo de donaciones para continuar con la recaudación, de no alcanzarse se devolverían los donativos a los participantes. En el caso del proyecto de FISABIO-Elche, el mínimo necesario es de 3.000 euros. Además hay un plazo de 90 días para recaudar los donativos, una vez que concluye el plazo, la iniciativa expira.

Investigación en tumores de mal pronóstico

El grupo de investigación encardado de desarrollar el proyecto está liderado por el Dr. Miguel Saceda, del Hospital General Universitario de Elche y FISABIO, tiene carácter multidisciplinar e incluye oncólogos del Servicio de Oncología del Hospital General Universitario de Elche, especialistas en bioinformática y modelo molecular del Instituto de Biología Molecular y Celular de la Universidad Miguel Hernández de Elche, químicos del Instituto de Síntesis Orgánica de la Universidad de Alicante, así como biólogos moleculares y celulares de la Fundación FISABIO.

El objetivo general del proyecto es la búsqueda y desarrollo de tratamientos alternativos en tumores que han adquirido resistencia a los tratamientos convencionales y/o son refractarios a los mismos.

Concretamente el grupo investigador quiere desarrollar compuestos inhibidores de la quinasa PTK6 que puedan ser desarrollados como posibles fármacos para su utilización en diverso tipos de cáncer de mal pronóstico: como carcinoma de páncreas exocrino y tumores de mama triple negativos

El adenocarcinoma de páncreas exocrino se asocia con un índice muy bajo de supervivencia, constituyendo por lo tanto uno de los tumores con peor pronóstico. La ausencia de una respuesta efectiva al tratamiento quimioterápico en los pacientes afectados es una de las causas principales que contribuyen a la alta mortalidad de esta enfermedad.

En palabras del Dr. Saceda “Nuestro proyecto pretende desarrollar inhibidores de la tirosin quinasa PTK6 ya que, según hemos observado con anterioridad, podrían incrementar el efecto del erlotinib en los pacientes con carcinoma de páncreas exocrino. El erlotinib es el único fármaco que ha incrementado significativamente la supervivencia de estos pacientes en los últimos 25 años”

La información de la que se dispone en la literatura sugiere además que los inhibidores de PTK6 desarrollados podrían ser útiles en otro tipo de tumores. El carcinoma de mama encabeza la lista de posibles blancos de los inhibidores. El impacto de los inhibidores podría ser muy grande, ya que PTK6 se expresa en hasta un 80% de este tipo de tumores, incluyendo entre ellos tumores positivos para el receptor de estrógenos, tumores que sobreexpresan el HER2 e incluso tumores triple negativos, que constituyen el subgrupo más difícil de tratar.

De hecho, el grupo ha obtenido además resultados preliminares que apuntan a la posibilidad de que la combinación de los inhibidores de PTK6 con los inhibidores de EGFR (receptor del factor de crecimiento epidérmico) pueda convertirse en un potencial tratamiento para tumores de mama triple negativos.