Saltar al contenido

Intervenciones con personas con diversos trastornos mentales

11 diciembre, 2017

Algunos de estos casos son llevados con la más absoluta discreción realizándose un seguimiento de su evolución, mientras que en otros adquieren gran notoriedad debido a las acciones del afectado.

El pasado día 2 de diciembre la unidad territorial de Policía Local destinada a la zona centro acudió al requerimiento de un hombre que estaba siendo insultado por su pareja en un estado de agresividad creciente. Al llegar al lugar la implicada no se encontraba en el lugar, indicando el llamante que había tenido que sacarla de la vivienda al no poder controlarla. Tras una discusión doméstica había comenzado a alterarse, rompiendo varios enseres de gran valor, llegando a amenazar decididamente con agredirle físicamente. El requirente indicó que a los actuantes el diagnóstico de trastorno límite de personalidad que sufría la implicada, y que fue corroborado por su madre.

Fue en casa de ésta donde se la pudo localizar finalmente, y si bien en un primer momento fue rechazada su intervención debido a que se encontraba calmada, finalmente la patrulla debió volver tiempo después junto con una dotación SAMU a causa del estado agresivo de la misma. Pese a la petición de la dotación sanitaria para su traslado al Hospital General, la madre rehusó tal extremo, dejándolo para mañana. Por su lado, el indicativo policial realizó un oficio destinado al juzgado de guardia para su debido conocimiento.

También recientemente una vecina de una pedanía contactó a través de las redes sociales de Policía Local advirtiendo del comportamiento agresivo y preocupante de su marido, que había llegado a amenazarle con una katana, pidiendo consejo sobre cómo actuar. Refiriendo un posible problema mental debido a la edad de sujeto, se acordó el seguimiento por la unidad EVIME de la unidad de Protección de Colectivos Vulnerables para su evaluación. Si bien asesoran a la afectada en los trámites oportunos de incapacitación, no se descarta la intervención de oficio si en algún momento se observa riesgo para la mujer o la hija menor de ambos.

Más conocido fue la situación vivida en El Altet meses atrás cuando un vecino protagonizó varias situaciones de desorden público y daños materiales, tanto en su domicilio como en propiedad privada. Finalmente, tras la acumulación de hechos y los informes remitidos por Policía para su incapacitación o internamiento, se adoptaron las medidas oportunas.

Durante el año son varias las personas con algún tipo de trastorno o enfermedad mental que son requeridas y atendidas por Policía Local, siendo muchas de ellas controlables por familiares y servicios sanitarios.