Saltar al contenido

La UMH cede la presidencia de RUVID a la UPV

29 abril, 2018

El vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia de la Universitat Politècnica de València (UPV), José Capilla, ha sido elegido nuevo presidente de la Red de Universidades Valencianas para el fomento de la I+D+i (RUVID) para los próximos dos años. Capilla sustituye en el cargo al vicerrector de Investigación e Innovación de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, Manuel Miguel Jordán.

En este nuevo mandato, la vicepresidencia recae en el vicerrector de Investigación y Doctorado de la Universitat Jaume I, Jesús Lancis, y la Secretaría en el jefe del Servicio de Promoción y Apoyo a la Investigación, Innovación y Transferencia de la UPV, Fernando Conesa, quienes sustituyen a Pilar Campins y Nuria Marañón, respectivamente.

De cara a su mandato, Capilla señala que sus principales retos serán, “aprovechando la eficiente y brillante gestión de la anterior presidencia, reforzar el compromiso de las universidades valencianas con el tejido socio-económico. Para ello, se colaborará al máximo con la puesta en marcha de la Agencia Valenciana de la Innovación, se seguirá de cerca y participará en la implementación de la estrategia de especialización inteligente RIS3 y se efectuará una reflexión para lanzar acciones innovadoras que refuercen la colaboración de la universidad con la empresa valenciana”.

La renovación de cargos de la Comisión Ejecutiva se ha producido durante la última Asamblea General de la entidad, que tuvo lugar la semana pasada en la Universitat de València. El acto contó con la asistencia de los vicerrectores y representantes de las siete universidades valencianas que constituyen la asociación, así como del delegado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en la Comunidad Valenciana. Durante este encuentro, los asistentes analizaron la situación actual de la investigación universitaria valenciana. Al respecto, José Capilla considera que, “aunque muy lentamente, se va a salir de la situación creada por los drásticos recortes de la financiación de la I+D+i y de las universidades que han creado una situación muy difícil”. Además, señala que “es necesaria una apuesta política seria y decidida que permita aprovechar el potencial contrastado que tienen nuestro sistema de ciencia y tecnología”.